Ayudas para personas con discapacidad

Las personas con alguna discapacidad física, cognitiva o sensorial, y acreditadas con el respectivo certificado, tienen derecho a una serie de ayudas y subvenciones individuales procedentes de los diferentes entes públicos, ya sean locales, autonómicos o estatales.

La mayoría de estas ayudas parten de la Ley General de Discapacidad, que establece un marco común para la designación de derechos y garantías para lograr la plena integración de este colectivo en la sociedad, accediendo a una vida independiente plena. En este artículo, desgranamos algunas de las ayudas estatales y autonómicas actuales, agrupadas por temáticas.



Ayudas económicas y fiscales para personas con discapacidad

El gobierno central dispone de una serie de prestaciones económicas para las personas que, por su condición, no pueden trabajar: 

  • Incapacidad temporal, concedida cuando un trabajador ha sufrido algún accidente o tiene una enfermedad que le inhabilita temporalmente. Tiene una duración de un año, con posibilidad de prórroga de 180 días para su recuperación e incorporación al trabajo. 
  • Incapacidad permanente, designada a aquellas personas que no pueden trabajar de forma continua por su condición física, sensorial o cognitiva. Existen diferentes grados, según la afectación de la discapacidad: incapacidad parcial (reducción del rendimiento del trabajo menor al 33%); total (incapacidad para ejecutar el trabajo actual, pero puede trabajar); absoluta (impedimento para realizar cualquier trabajo);  o gran invalidez (incapacidad absoluta para trabajar y necesidad de asistencia). 
  • Renta Activa de Inserción (RAI), tramitada a través del SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal). Es una ayuda de carácter no contributivo, destinada a las personas demandantes de empleo que tienen dificultades especiales para su inserción en el mercado laboral y que no tienen derecho a la prestación contributiva ni al subsidio por desempleo. La cuantía es del 80% del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM). 

 

En Catalunya, además, se ha empezado a implementar desde 2020 la Renta Garantizada de Ciudadanía, una nueva prestación no exclusiva para discapacidad, pero a la cual se pueden acoger aquellas personas que no tienen los recursos para afrontar las necesidades básicas. 

 

En términos de fiscalidad, existen algunos impuestos que las personas con discapacidad pueden pagar de forma reducida. Algunas de estas bonificaciones son: 

  • Reducciones en las declaraciones de Renta y Patrimonio. Se publican de manera anual en la normativa de la Agencia Tributaria. 
  • Deducciones en el Impuesto de Sucesiones. Las personas con discapacidad que accedan a una herencia tienen derecho a una bonificación fiscal que va desde los 275.000 € (discapacidad igual o superior al 33%) hasta los 650.000 € (igual o superior al 65%). 
  •  Bonificación en la cuota a la Seguridad Social por alta inicial en el Régimen Especial de Autónomos.

 

Ayudas de vivienda para personas con discapacidad

El nuevo Plan Estatal de Vivienda 2022-2025 establece una serie de medidas para el acceso a la vivienda. Estas ayudas varían en función de la comunidad autónoma, que son quienes gestionan estas competencias, pero en algunos casos existen especificaciones de flexibilidad para el acceso de las personas con discapacidad. Por ejemplo, con relación a la cuantía de renta que deben acreditar.

 

Además de la ayuda al pago de la renta para determinados casos, este programa también contempla otro criterio interesante para las personas con discapacidad, como es la ayuda por obras para mejorar y adecuar la vivienda, favoreciendo su accesibilidad con la instalación de ascensores, rampas, avisos sonoros o luminosos u otros artefactos para mejorar la autonomía personal. 

 

Asimismo, existe el programa para el fomento de viviendas para personas mayores o con discapacidad, dirigidas a fomentar la cesión de uso de viviendas para este colectivo y destinadas a organismos públicos, empresas o fundaciones (es decir, no a nivel individual). 

 

En Catalunya, además, se convocan anualmente las Ayudas de apoyo a la autonomía en el propio hogar, dirigidas a aquellas personas con discapacidad que quieran vivir solas o convivir con otras personas beneficiarias del programa. 



Ayudas al transporte para personas con discapacidad

Existen una serie de subvenciones tramitadas a través de distintas administraciones para ayudar a la adquisición y mantenimiento de un vehículo para personas con discapacidad: 

  • Bonificación de los impuestos locales de circulación para titulares de vehículos adaptados y utilizados para el transporte de personas con discapacidad.
  • Exención del impuesto de matriculación, a través de la Agencia Tributaria.
  • Reducción del IVA por la compra de un vehículo destinado a transportar a una persona con discapacidad. 
  • También existen otras ayudas de tipo autonómico, como las del Programa de atención social a las personas con discapacidad (PUA), de la Generalitat de Catalunya, que contribuye a los gastos derivados de la adquisición de productos para la promoción de la autonomía personal, como son la adaptación del vehículo o la reconversión del permiso de conducir.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir al contenido