¿Cuál es la diferencia entre inclusión e integración?

Qué es la integración social

La integración social es el conjunto de acciones llevadas a cabo para incorporar a las personas excluidas o minorías en el conjunto de la estructura social. La manera en cómo participan estas personas para alcanzar el bienestar social es a través de la creación de circuitos propios y únicos para ellas. Por ejemplo, los grupos de educación especial en el sistema educativo -es decir, clases únicamente para niños y niñas con discapacidad-, o la realización de tareas exclusivas o en áreas designadas para personas con discapacidad en empresas que contratan personas con y sin discapacidad. Los orígenes de la integración se remontan a los años 20 del siglo pasado, y fue promovida por el sociólogo Émile Durkheim.

Qué es la inclusión social

En cambio, la inclusión social pretende modificar el sistema, de manera que éste se adapte y acoja a las personas vulnerables sin diferenciarlas, en vez de que sean ellas quienes se adapten e integren en el modelo de sociedad. Esta corriente surgió en el mundo de la pedagogía durante los años 80 para sustituir a la integración, dominante en la práctica educativa hasta entonces. Así, la inclusión quiere incluir a las personas en la sociedad, dando respuesta a la diversidad y la heterogeneidad. El enfoque inclusivo tiene en cuenta las características individuales de la persona para que puedan participar en cualquier actividad en igualdad de oportunidades, pero sin diferenciarlas ni separarlas del resto. Es decir, es el entorno quien necesita brindar el apoyo y ajustes necesarios para incluir y sumar a las personas con discapacidad. Es el caso de los colegios con alumnado con y sin discapacidad, donde cada uno recibe el apoyo que necesita; o de las empresas que ofrecen trabajo a los empleados con discapacidad en los mismos ámbitos que los demás y que realizan ajustes de accesibilidad, como la eliminación de barreras para usuarios de sillas de ruedas o la utilización de textos en lectura fácil.

Inclusión vs integración

Así, aunque la inclusión y la integración tienen por objetivo solucionar los problemas relacionados con la exclusión social de colectivos vulnerables, promoviendo la igualdad de derechos y oportunidades, la manera en como lo hacen es distinta. La inclusión aboga más por la idea de comunidad y se fija en las capacidades de la persona para brindarle apoyo y que puedan desarrollar su trabajo en igualdad de condiciones que las personas sin discapacidad; mientras que la integración se centra en el diagnóstico de las dificultades para diferenciar a este colectivo. Por lo tanto, la inclusión no persigue cambiar la diferencia de la persona ni dar a todas las personas lo mismo, sino que se centra en el entorno para que rompa sus barreras y brinde apoyo para la igualdad de derechos y oportunidades, sin negar ni disfrazar las limitaciones.

Femcet y la inclusión social

Desde femcet trabajamos por la inclusión social de las personas con discapacidad a través de su inserción en el mercado laboral. A través de las ofertas de trabajo en nuestro centro especial de empleo, buscamos mejorar la calidad sociolaboral de este colectivo con el acceso a oportunidades profesionales, potenciando las capacidades de cada persona. ¿Tienes diagnosticada algún tipo de discapacidad y buscas empleo o te interesa realizar un cambio profesional? Contacta con nosotros o apúntate a nuestra bolsa de empleo, donde publicamos regularmente ofertas de trabajo que pueden encajar con tu perfil laboral.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir al contenido