Indicadores de productividad en una empresa

La productividad es un valor económico fundamental que permite conocer y analizar si el desempeño de una empresa es correcto o no.

Cuando una empresa es productiva, no solo se refiere a su desarrollo económico, sino también al aprovechamiento de sus recursos materiales y humanos y a su competitividad respecto a otras compañías del sector. 



Que es la productividad y cómo se calcula 

La productividad, según la Real Academia Española, es “la capacidad o grado de producción por unidad de trabajo”, o también “la relación entre lo producido y los medios empleados, tales como mano de obra, materiales, energía, etc.” En otras palabras, la productividad es la relación entre aquello producido y los recursos que se han usado para ello.  

La fórmula para calcular la productividad es: producción / horas trabajadas. El resultado se expresa normalmente en euros y con la hora trabajada agregada. 

 

Por ejemplo, para medir la productividad de una empresa que ha producido 100 unidades de un producto estimado en 100 € y que ha empleado 8 horas de trabajo en total, se dividen estas cantidades, siendo el resultado 12,5 € / hora. Alternativamente, el resultado también se puede expresar en unidades de producto. En este caso, 12,5 unidades de producto por hora trabajada. 

 

6 estrategias para mejorar la productividad 

Para incrementar la productividad de una empresa, es necesario analizar qué es lo que produce la empresa y los recursos que utiliza. Si se conoce lo que va bien y lo que no, se pueden incorporar algunas estrategias para incrementar este indicador: 

 

  1. Invertir tiempo y recursos en la formación de los trabajadores, especialmente en competencias digitales. Aunque se tengan los conocimientos básicos, es importante que la plantilla esté constantemente actualizada en conocimiento para que la empresa sea rentable y competitiva, sobre todo en competencias digitales. 
  2. Optimizar la gestión y la comunicación interna. Se debe asegurar que los procesos de facturación y de cobros y pagos de clientes sean ágiles y eficaces. Asimismo, la comunicación interna entre los integrantes de la empresa, tanto trabajadores como directivos, debe ser óptima para evitar errores en la producción o perder tiempo en reuniones demasiado frecuentes o largas. 
  3. Invertir en equipamiento adecuado y en la digitalización del entorno laboral. La empresa debe abastecer a sus trabajadores de las herramientas que mejor resulten para obtener buenos resultados, así como adaptar el proceso de trabajo al entorno digital. 
  4. Favorecer la flexibilidad laboral y la optimización del tiempo de trabajo. Facilitar el trabajo en remoto y llevar a cabo acciones como liberar espacios semanales de reuniones o adecuar los espacios al tipo de trabajo a desarrollar -salas cómodas para reuniones; y espacios aislados para favorecer la concentración y el silencio o el descanso- es fundamental para incrementar la productividad. Un trabajador no puede estar concentrado y productivo todas las horas de la jornada; por tanto, entender los tiempos óptimos de trabajo y abogar por la flexibilidad tiene como resultado una mejora de la motivación y, en consecuencia, de la productividad. 
  5. Entender a los clientes y preocuparse por su satisfacción. Ofrecer calidad en el servicio o producto es clave para el éxito de una empresa. Se puede aplicar un sistema de gestión de la calidad, donde se planifican las acciones y se controla la calidad de todo el proceso de producción, midiendo los resultados finales y revisando posibles errores para corregirlos y mejorar. 
  6. Optar por el outsourcing, delegando parte de la producción de servicios o productos a otra compañía. Así, la empresa principal solo se tiene que focalizar en las tareas esenciales o que definen la marca. 

Desde femcet, nos enfocamos en ofrecer una excelente externalización de servicios a los clientes que así lo deseen, garantizando calidad en todo el proceso. Disponemos de diferentes tipos de outsourcing: servicios de contact center y atención al cliente; servicios administrativos y manipulados; personal externalizado a empresas; y soluciones a medida. 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir al contenido