¿Qué es la inserción laboral?

La inserción laboral son las acciones llevadas a cabo para integrar, acompañar e incorporar al mercado laboral a aquellos colectivos de personas con dificultades en el acceso normativo al empleo. Por tanto, el objetivo de las medidas de inserción laboral es que las personas que por su situación socioeconómica estén en riesgo de exclusión social consigan un puesto de trabajo según sus conocimientos, necesidades y habilidades. 

 

Las personas en riesgo de exclusión social suponen un número importante de la población. Asegurar su plena inserción laboral es importante no solo por respetar el derecho individual, sino para sumar valores y conocimientos igual de potenciales y particulares y conseguir así equipos más variados y completos y, por tanto, unas sociedades más justas, igualitarias y equitativas. 

 

¿Cuáles son los colectivos con dificultades de inserción laboral? 

 

Los colectivos con dificultades de inserción laboral son aquellos que suman trabas por sus características personales o condición socioeconómica a los problemas ya inherentes a la búsqueda de empleo. Son personas que, además, a menudo reciben discriminación en sus vidas y por tanto en su acceso al mundo laboral. 

 

Algunos de estos colectivos son: 

  • Personas con discapacidad sensorial, física o psíquica
  • Mayores de 45 años
  • Jóvenes mayores de dieciséis años y menores de treinta provenientes de instituciones de protección de menores
  • Mujeres
  • Etnias minoritarias
  • Personas migrantes y/o racializadas
  • Desempleados de larga duración 
  • Víctimas de violencia
  • Reclusos o ex reclusos
  • Personas con enfermedades o adicciones 
  • Personas destinatarias de la renta mínima de inserción

 

Las empresas y los gobiernos estatales, autonómicos o locales llevan a menudo a cabo programas y planes de inserción laboral específicamente diseñados para los colectivos en riesgo de exclusión social.

 

 

 

La inserción laboral de personas con discapacidad

 

La integración de una persona con diversidad funcional en el mundo laboral supone su inclusión también en la comunidad. Las empresas y gobiernos pueden llevar a cabo diferentes acciones o actividades para ello: 

 

  • Adaptar el puesto de trabajo a la persona con discapacidad a través de diferentes medidas (supresión de barreras arquitectónicas, adaptación del mobiliario, etc.).
  • Asegurar igualdad de condiciones y oportunidades, tanto en la búsqueda de empleo como en los procesos de selección y en el mismo puesto de trabajo.
  • Garantizar puestos de trabajo acordes a las habilidades y aptitudes personales.
  • Incrementar el nivel de conocimiento de las empresas sobre discapacidad a través de formaciones y garantizar la formación del propio empleado en caso necesario.

 

En España existen medidas para favorecer la contratación de personas con discapacidad en las empresas. La Ley General de Discapacidad establece una cuota obligatoria de reserva del 2% de los puestos de trabajo para personas con discapacidad en empresas de más de 50 empleados. También existen otras medidas, como las bonificaciones en la seguridad social. 

 

Los Centros Especiales de Empleo

 

Los Centros Especiales de Empleo son agentes claves para la inserción laboral de personas con discapacidad, ya que nacen para dar respuesta a este colectivo y la mayoría de sus profesionales tienen algún tipo de discapacidad.

 

Es el caso del Centro Especial de Empleo de la Fundación Esclerosis Múltiple, donde trabajamos por el empoderamiento de las personas con discapacidad y su plena inclusión e igualdad en el mercado laboral. 

 

Con más de 100 profesionales, el 90% con discapacidad física y/o sensorial, nuestra actividad se centra en ofrecer trabajo para personas con discapacidad en servicios de contact center, servicios administrativos y manipulación de producto y outsourcing para empresas.

 

Si presentas alguna discapacidad física y/o sensorial y buscas trabajo o mejorar laboralmente, contacta con nosotros a través de este formulario. 

 

Legislación e inserción laboral

 

En España y Cataluña, la Ley 44/2007, de 13 de diciembre, para la regulación del régimen de las empresas de inserción y la Ley 27/2002, de 20 de diciembre, de Medidas Legislativas para Regular las Empresas de Inserción Sociolaboral establecen un marco legal para, por un lado, promover la inserción laboral de personas en exclusión social y conseguir su integración y, por otro, regular y fomentar las empresas de inserción laboral, definiendo sus requisitos y obligaciones y regulando sus actividades. 

 

Los principios de estas leyes se basan en el cumplimiento de los mandatos de la Constitución Española (apartado 2, artículo 9) y el Estatuto de Autonomía de Cataluña, que  instan a los poderes públicos a facilitar la participación de los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social de nuestro país.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Skip to content